Por qué nos gusta Cristóbal Briceño de Ases Falsos

por Sebastián Flores

Sobre Sebastián Flores

Hay una banda de la que se habla mucho en las redes sociales y que se ha vuelto algo así como el emblema no solo de un segmento sociocultural, sino también de los tiempos que corren. El vocalista de esta banda suele vestir un buzo térmico -como el que nos ponemos los que no tenemos estilo para vestirnos-, tiene barba semi-marxista y a veces se le puede ver usando chalas Zico pirateadas (las originales hace varios años que dejaron de comercializarse). Tiene un corte de pelo varón tradicional, una mirada penetrante y un leve tartamudeo en su particular voz campestre.

Resistidos tanto por círculos de izquierda -donde son considerados apenas un sobrevalorado exponente posmoderno de la moda hipster- como también por ciertos nostálgicos del rock noventero -que no les cabe en la cabeza que se alabe tanto una música tan fome, “ni comparables con lo pulentos que eran Los Tetas”-, los Ases Falsos son en estos momentos la banda con mayor proyección en el estrecho circuito de la música chilena.

Pero tal como son muy resistidos por algunos, hay otros que les celebran hasta los peos: periodistas en general, periodistas musicales en particular, adolescentes de clase media/media-alta, universitarios a la moda, twitteros, intelectuales pop y militantes de agrupaciones progreliberales como Izquierda Autónoma o Revolución Democrática. Esta hinchada, tan homogénea socioeconómicamente, no duda en que no hay nadie sino ellos los llamados a tomar la posta que en los ‘80 comenzaron Los Prisioneros, en los ‘90 continuaron Los Tres y en los ‘00 se adjudicaron Los Bunkers.

Pero por sobre todo, la mayor opinión respecto a esta banda es ninguna, pues son amplios los sectores de la población que no pertenecen a ninguna de estas tribus urbanas y no saben de su existencia ni en pelea de quiltros. Por eso, y frente al naciente fenómeno histórico-musical que presenciamos, vale la pena preguntarse: ¿Quiénes son los Ases Falsos? ¿Quién chucha es Cristóbal Briceño y por qué tanto revuelo con este hueón?

Los Ases Falsos son la banda de moda. Acaban de lanzar su disco ‘Conducción’ (2014), el segundo de su discografía y el que al parecer les permitirá superar la frontera de la blogósfera para escalar hacia la anhelada masividad. El lanzamiento del álbum -que el día de su liberación en el sitio del sello Quemasucabeza alcanzó la inédita cifra de 20.000 descargas únicas- tuvo lugar en un repleto Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins, recinto que estaba a su máxima capacidad y con entradas agotadas varios días antes del show.

El concierto, el más grande en la carrera de la banda, se convirtió en otro peldaño más hacia la consagración de un grupo que desde su álbum debut, ‘Juventud Americana’ (2012), viene dando que hablar en el periodismo musical tanto dentro como fuera de Chile. Dicha placa ha sido reseñada por respetados portales de música internacional como uno de los mejores discos de pop/rock en español de la década. En nuestro país, en tanto, varios críticos han sindicado al ‘Juventud Americana’ como un disco generacional, un disco que sin panfletos retrata como ningún otro el Chile post 2011. Y a Cristóbal Briceño -compositor, cantante, letrista, guitarrista rítmico, community manager y diseñador de flyers- como el más importante cancionista de nuestros días. ¿Será para tanto?

Cristóbal Briceño Aburto nace en junio del ‘85 en Santiago de Chile. Cristóbal es el primero de su familia en ser santiaguino, heredero de la migración campo-ciudad que a fines del XX aún seguía trayendo hijos de ex inquilinos y ex latifundistas a la capital en busca de oportunidades: mientras su mamá provenía de Villa Mañihuales (XI región, cerca de Puerto Aysén), su papá era oriundo de Copequén (VI región, cerca de Rancagua). Cristóbal, el capitalino, vivió una infancia/adolescencia al calor del comfort de la educación privada de esta ciudad -donde pasó por varios colegios particulares de elite, entre ellos el The Grange School- y de la ruralidad adquirida en sus constantes viajes al sur profundo. Viajes donde adquirió el temple necesario para afrontar la competitiva vida metropolitana.

Su escolaridad en colegios cuicos le hizo generar un inmenso resentimiento hacia el ser humano. En aquellos formativos años, Cristóbal fue forjando su desprecio hacia el entorno que le tocó afrontar, el cual lo llevó a nutrirse de una moral propia que más adelante lo terminaría de definir. Cuando salió del colegio y dio la PSU, el 2003, Cristóbal tomó la errática decisión de entrar a estudiar Dirección Audiovisual a la PUC. “Todo lo que se dice de la Católica es cierto: es más cuica que la mierda. La Católica es un 5° medio eterno auspiciado por un banco”, acuñaría al respecto en el futuro.

Pero esa decisión, al parecer errada en un principio, terminaría sellando su destino. En el patio de la Facultad de Comunicaciones, el 2004, conoce a Simón Sánchez primero y a Héctor Muñoz después. Se consiguen un batero, forman un cuarteto y con ello dan vida a una banda que parte haciendo covers a grupos de los ‘60, pero que muy luego crearía composiciones propias. El bautizo ocurre el 2005, luego de una convención tributo a los Beatles en el Teatro Novedades. El nombre que eligen, Fother Muckers, es una talla adolescente. Cristóbal, junto a sus nuevos amigos, está listo para lanzarse a la aventura de su vida.

A mediados de los ‘00, la escena musical chilena se nutría sobre todo de la moda gringa del garage rock de los Strokes, del naciente indie de Arcade Fire (que en un par de años sería la banda sonora del snobismo internacional) y del revival del brit pop sesentero de los Beatles y los Kinks. Eran los tiempos en que lo “cool” era el rock independiente. Primavera de Praga, Guiso o Teleradio Donoso, todas incipientes agrupaciones que iban a la comparsa de Los Bunkers -la última gran banda chilena que dejaron los sellos multinacionales antes de morir-, eran la movida que los vanguardistas periodistas musicales de la época se apresuraban en elevar a la categoría de imprescindibles. Mientras, afuera, en el Chile real, el pueblo se encaramaba en un nuevo proceso cultural al ritmo de los singles del ‘Barrio Fino’ (2004) de Daddy Yankee y del ‘Pal Mundo’ (2005) de Wisin & Yandel.

Paralelo a su proyecto musical, Cristóbal continúa un rato en Audiovisual, pero ya sin ninguna motivación. No le encuentra sentido a la educación basada en fotocopias de textos que en la práctica no sirven pa ni una hueá en la vida. Además, ya se ha echado varias veces el mismo ramo y está al borde de que lo echen de la Pontificia. En ese momento es cuando da el giro: dejará la universidad para dedicarse de lleno a la música. Tras tamaña decisión, se emancipa de la casa de su mamá y para subsisitir, adquiere los más diversos oficios: desde encuestador de pantys Moletto a mozo de focus groups.

De ahí en adelante todo es vertiginoso: las críticas a ‘No Soy Uno’ (2007), el primer disco de Fother Muckers, los sitúan en algunas radios del dial y reciben alabanzas en suplementos del duopolio, como la extinta Zona de Contacto, que les dio una publicidad inusitada para un grupo nuevo. Muchos acusaron esta gestión de prensa como parte del pituto forjado en Comunicaciones UC; sea cierto eso o no, la capacidad compositiva de Cristóbal es innegable y la valoración de su obra es sopesada en su justa medida

‘Justo y Necesario’ (2008), ‘Si No Tienes Nada Que Decir Entonces Calla’ (2009) y ‘El Paisaje Salvaje’ (2010) serían el derrotero que consagra a Fother Muckers como la 2° banda más importante de la camada rock dosmilera (detrás de los extintos Teleradio Donoso). Sin embargo, y pese a que ya tenían un respeto ganado en la escenita, eso no bastaba para dar el salto a las masas que tanto esperaban. Tienen una reputación decente, es verdad, pero de qué le sirve el respeto ganado si no se pueden traspasar los límites de las mismas tocatas con la misma gente en los mismos bares de siempre en Bellavista.

Superado el nuevo folk chileno (Camila Moreno, Nano Stern, Manuel García) y la nueva cumbia chilena (Villa Cariño, Guachupé, Juana Fe) que proliferó a fines de la década pasada, los ‘10 asoman con “el paraíso del pop” (Javiera Mena, Dënver, Gepe) como fenómeno mediático. Ajenos a dichas corrientes, los Fother Muckers sobreviven al deceso del rock independiente y se instalan no sin contratiempos en el nuevo tiempo.

Cansados de la mediocridad del periodismo musical y de la falta de espacios en los medios tradicionales, toman algunas decisiones que en cualquier otra banda serían suicidas: se van a vivir por un tiempo al pueblo de San Carlos en la VIII región (todos menos el guitarrista Héctor), dejan de dar entrevistas y arriesgan el prestigio ganado con la marca Fother Muckers cambiándose el nombre a Ases Falsos. Finalmente vuelven a Santiago, pero despiden al guitarrista Héctor Muñoz, quien pese a algunos ripios en la ejecución, era el espectáculo mayor en el show de la banda en vivo.

La muerte de Fother Muckers fue la apuesta final. La última oportunidad para probarse a sí mismos que podían lograrlo. El entonces baterista Martín del Real (ex guitarrista de Teleradio Donoso) reemplaza a Muñoz en las seis cuerdas y además se integran Francisco Rojas al teclado y Juan Pablo Garín a la batería. Con la nueva formación, ‘Juventud Americana’ sale a la luz. Un disco que exuda rock latino (homenaje total al rock latino, que vuelva), posee melodías gancheras y letras lo suficientemente impactantes para deslumbrar más allá del fan club de Fother Muckers. Desde aquí, el presente de Cristóbal Briceño y los suyos comienza a brillar en serio.

Uno de los mayores atractivos de Briceño son su originalidad, su autenticidad y su aparente ausencia de pose. Esa capacidad para huir del facilismo discursivo lo ha llevado a ser considerado una figura que seduce más allá de su faceta únicamente musical. Y esto porque Briceño, un hueón sumamente inteligente, sabe que el pop es una de las armas más poderosas que existen para instalar un discurso. Y desde el pop se ha preocupado de construir fortalezas a su alrededor. Desde el pop ataca, desde el pop se defiende, desde el pop dispara.

Desde el 2005 que Briceño se obligó a sí mismo a inventar una canción a la semana. Una disciplina propia de un deportista que ha rendido el fruto necesario para vivir casi únicamente de su carrera musical. Gracias a eso, hoy tiene la friolera de más de 120 canciones publicadas entre los Ases Falsos, los Fother Muckers y sus bandas satélites: Los Mil Jinetes y Las Chaquetas Amarillas.

Si hubiera hecho su carrera en los ‘90 -con los sellos trasnacionales fichando y financiando bandas a diestra y siniestra, con la Rock & Pop tocando toda clase de nuevos grupos, con los suplementos musicales que los diarios del país se obligaron a incluir frente el boom del “nuevo rock chileno” y con el MTV Latino como vitrina para toda la América hispanoparlante-, Cristóbal Briceño probablemente sería más grande que Álvaro Henríquez o Beto Cuevas y se posicionaría apenas un peldaño debajo de Jorge González. Sería admirado por los mismos que hoy reivindican la cultura noventera y se olvidan que todo aquello fue producto de inmensas campañas de marketing que posicionaron un discurso juvenil apolítico desde la música.

O quizás no, porque todo lo que Cristóbal Briceño es, todo lo que los Ases Falsos son, es producto del periodo histórico, del espíritu de esta década y de la anterior. De una juventud que vivió la transición desde la infancia (donde los operaciones del FPMR, el Boinazo del ‘93 o la democracia tutelada por Pinochet hasta el ‘98 eran apenas el escenario de fondo de una dulce infancia repleta de cultura pop) y que no vislumbró la oscuridad del periodo hasta cuando grandes (porque en ese entonces estábamos muy ocupados jugando tazos y Super Nintendo, admirando a Oliver Atom y a la dupla Za-Sa, viendo Sailor Moon y Cachureos). De una juventud que abrazó la posmodernidad porque no le dejaron otra opción y que el 2006 y el 2011 tomó al futuro por las astas, aún cuando no tuviera muy claro qué camino quería transitar.

Quizás Briceño no habría triunfado en los ‘90, porque eso habría significado ser pusilánime. Y no es que este hueón sea particularmente un sujeto político (de hecho, muchas de sus letras y de sus cuñas demuestran cierto desencanto con todo tipo de proyecto colectivo), pero hay algo en su propuesta artística que deja ver el resentimiento a una transición que nunca fue tal. Quizás no es tan de izquierda (quizás sí), pero tampoco le pidamos peras al olmo. Si al final su gracia es que el eufemismo y la cobardía no existen en sus textos, lo suyo es una convicción y una frontalidad que antes sólo se había visto en el pop con Jorge González.

Si es que aún no ha triunfado a nivel masivo es porque los espacios de difusión musical en Chile son escasas y su aparición en tele, radio y diarios aún es marginal. Pero el grupo sigue creciendo, por la misma vía en que se hicieron famosos Los Prisioneros: por el boca a boca de sus seguidores, quienes pese a pertenecer a un nicho social que se mira todo el tiempo el ombligo, les desea el mejor de los éxitos en el llamado “mainstream”.

Y Briceño, que sueña con que su música suene en el dial FM justo después de una canción de Chayanne y antes de una de Virus, está trabajando duro para huir de ahí. Para gustarle a tu papá y que grabe un compilado en CD donde entre medio de ‘Otra Como Tú’ de Eros Ramazzotti y ‘Emergencia de Amor’ de Laura Pausini esté también ‘Simetría’. Para que tu hermana chica, además de meter ‘Candy’ de Plan B y ‘Get Lucky’ de Daft Punk, incluya también ‘Pacífico’ en su reproductor de MP3.

Hay que sopesarlo con distancia aún, pero Briceño tiene todas las condiciones para situarse como el representante de la juventud americana de hoy. Para bien y para mal. Sin embargo, a Briceño no le interesa representar a nadie, pues siempre ha planteado la necesidad de que cada hueón se represente a sí mismo, que eso es lo que nos salvará del abismo. Briceño se sabe tercermundista y desde ahí crea: sus canciones suenan simples y a ratos con sonido amateur, pero envuelven una ética tan poderosa que al final lo otro es lo de menos, un escollo fácilmente superable (como bien lo logran en el muy bien producido ‘Conducción’).

Briceño prefiere enchular una Squier Telecaster -la más rasca de las guitarras- que tocar con una Fender Stratocaster -la más pulenta de las guitarras- (“para qué vamos a sonar como Emilio Estefan, no nos corresponde”, ha dicho). Briceño llama a no votar porque la democracia representativa es una cueva de ladrones de la cual no quiere ser parte. Briceño cuenta historias desde el punto de vista de un paco (‘Fuerza Especial’), desde los perros de las marchas (‘La Sinceridad del Cosmos’), desde un niño asesinado por bullying en el colegio (‘Séptimo Cielo’) o desde Osama Bin Laden (´Tora Bora’). Briceño apaña la lucha de clases, pero repudia los métodos del pragmatismo político. Briceño reivindica, pero sobre todo desprecia.

Briceño viene a desmitificar los sentidos comunes que nos gobiernan y desde ahí nos provoca: nos retrata, nos hace pico y después nos obliga a tomar partido frente a él. O nos gusta o nos carga, no hay medias tintas. O nos gusta porque nos hace sentir que es uno más de nosotros con su estilo de vestir y de hablar o nos carga porque cuico culiao abajista. O nos gusta por sus honestas líricas y sus amigables melodías o nos carga porque puta que son fomes y desprolijos en vivo. Como sea, lo que pensemos sobre él da lo mismo, porque aquí nos tiene escuchando a su banda y escribiendo sobre su persona. Y aunque muchas veces tengamos discrepancias discursivas e incluso políticas con él, en realidad pa qué estamos con hueás: nos gustan caleta los Ases Falsos, nos gusta caleta Cristóbal Briceño.




87 comentarios sobre “Por qué nos gusta Cristóbal Briceño de Ases Falsos”


  1. Amamos a Briceño, a los Ases Falsos y a los Fother Muckers porque son fomes como uno, porque no son dioses de la música ni mijitos ricos tipo Ricky Martin, porque se pifean pero se nota que les gusta lo que hacen, porque hablan igual que nosotros, porque suenan como uno más de nosotros. Y la mejor canción de amor del universo (no tanto, pero me deja los ojitos mojados) es 2020.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 39 Thumb down 5

  2. Sí campeón, un grupo que se tuvo que cambiar el nombre para “pegar” no puede ser el sucesor de nadie. Hay muchos más músicos a años luz sobre él/ellos en calidad musical, composiciones, etc.

    Es una mera moda que durará uno dos años más y sería.

    Una falta de respeto para otros músicos de mayor valor artístico.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 103 Thumb down 79

    • siempre gente haciendo balances de “quien es mas bacán”, o “quién salvaría si alguna vez naufrago”, hablas de las modas y bla bla, qué chucha, no es 2006. Como fother muckers tocó en el primer lollapalooza y son una banda de culto. No se la chupo, pero lo banco porque el tipo tiene como cuatro bandas, y pocos pueden hacerla. La está haciendo el culiao

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 27 Thumb down 9

    • ¿Cómo cuáles? ¿Qué hay que hacer pa que se entienda que no hay “cuotas de admiración” y que a uno le pueden gustar infinitas cosas? Me pasa con la mayoría de las críticas a Briceño que pareciera que es envidia, que les moleste que haya alguien que proponga algo y ¡sorpresa! le saga bien.

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 25 Thumb down 5

    • Daniela

      Sólo diré que “Los prisioneros” antes de llamarse así pasaron por nombres como “Los Pseudopillos” y “Los vinchukas”. Cambiarse el nombre no tiene nada que ver con la calidad del grupo 🙂

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 38 Thumb down 3

    • “Sancho, si los perros ladran es señal de que avanzamos” 🙂 estoy seguro que a Briceño le encantan que opinen de él, sea bueno o malo, es por algo.

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 7 Thumb down 3

      • Esa frasecita es el peor argumento que pueda existir (“el peor argumento ever”, para los fans de Ases Falsos), que ni siquiera sale en el Quijote (Cervantes no era un aweonao como pa plantear semejante mierda de analogía)

        Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 33 Thumb down 2

        • Manuel Ugalde

          Pluto, Si lees el Quijote, en verdad Cervantes juega con analogías sumamente torpes y delirantes a cada momento. Eso porque Don Quijote era derechamente un loco. Entonces es al contrario: justamente porque Cervantes no es “aweonado” es que llena de mierdas de analogías.

          Homenaje o Repudio: Thumb up 4 Thumb down 1

    • ¿Y qué hay del hecho de que hubo un cambio de integrantes de por medio, por lo que Briceño pudo haber considerado de que no sería la misma banda y, por ende, decidiese cambiar el nombre del grupo? Nooo, todo es por “querer pegar” y “ser moda”, cierto?

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 9 Thumb down 0

  3. cumbia ninja

    El afán de encasillar todo: cuico, cuma, izquierdista, abajista. Creo que briceño tiene sacadas las fotos desde antes, sabe lo que debe hacer y cómo, y también se nota que no quiere ser encasillado en nada ni por nadie, cualquier analisis sobre su persona en medio nulo, porque

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 12 Thumb down 8

  4. salvo por el uso innecesario –y desprolijo, a decir verdad– de los términos posmoderno/posmodernidad, concuerdo, prácticamente, con la totalidad de la nota. si bien provoca cierta incomodidad confesar la incipiente admiración que provoca un tipo como cristobal briceño (que engañosamente resulta tan parecido a uno), basta con ser medianamente honestos para reconocer sus méritos: un olfato musical envidiable (es capaz de aprender de artistas tan disímiles como silvio rodriguez o devendra banhart), letras inteligentes –o, al menos, más creativas y exigentes que el 99% de las que solemos escuchar en radios–, un registro vocal tan autodidacta como virtuoso y, finalmente, una honestidad singular –y especialmente escasa en tiempos de “industria cultural”– que impregna cada una de sus canciones. quizás sea esto último lo que atrae a jóvenes y no tan jóvenes: un pop/rock lúdico e inteligente que suena como quiere sonar y que dice lo que quiere decir sin perder un ápice de integridad.

    ps: sería interesante que el joven pablo nos explique qué entiende por “valor artístico”; y cómo logra –según afirma– imponerse como “moda” una banda que carece de presencia en los medios tradicionales.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 34 Thumb down 4

      • lo que señalas, Pluto, vale, igualmente, para otros cantantes o bandas que también participan de ese circuito y que no poseen, ni de cerca, la misma convocatoria (ni provocan una expectativa semejante ante un nuevo disco). yo tiendo a pensar que hay artistas que logran hallar un tono, un cierto “modo”, que es afín con un público diverso (escolares, universitarios, profesionales, etc.) y que, al mismo tiempo, no se conciben como un producto musical que debe ceñirse a determinadas reglas (por ejemplo, estéticas y/o comerciales).

        ps: siguiendo el argumento de Jaime –más abajo–, de una canción que rote con cierta periodicidad en algunas radios se seguirían 20 mil descargas en un día y unas 2 mil personas en un concierto de lanzamiento… ¿ingenuidad? ¿tozudez? ¿qué sería eso?

        Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 9 Thumb down 0

        • ” que es afín con un público diverso (escolares, universitarios, profesionales, etc.)”

          Ahí no hay ninguna diversidad, al contrario: estás hablando de un círculo de personas bastante homogéneo, que gira en torno a las universidades, que en un país segregado como este, significa gente en su mayoría acomodada, que comparten hasta el gusto por las comidas. Lo que llaman “el cuico progre”. O sea, tienes razón en que es afín, pero al círculo de “gente como uno” que es la que, por su poder adquisitivo, permite que un músico de regular pa abajo aparezca en el mercurio y la segunda.

          ” y que, al mismo tiempo, no se conciben como un producto musical que debe ceñirse a determinadas reglas (por ejemplo, estéticas y/o comerciales).””

          No sé, es pop común y corriente, con los mismos recursos de cualquier producto de la industria, solo que con una voz “diferente” producto de una impostación falseada que pretende hacer de “loquillo”.

          Es chistoso cómo el público está tan bien definido: jóvenes mimados de vidas acomodadas, porque a la más mínima señal de rechazo hacia el “ídolo” reaccionan igual que los de su clase: aduciendo supuestas envidias, cual Axel Kaiser, y pataleando como el wn que quería su hamburguesa a-ho-ra…

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 21 Thumb down 8

          • a ver, creo que vale la pregunta, digo, por si acaso: ¿es equiparable una propuesta como la de Ases Falsos con –pongamos por caso– De Saloon, Astro o Gepe, entre otros? (nombro estos grupos tratando de seguir el análisis que propones). si alguien piensa que sí, lisa y llanamente no distingue el tomate del ketchup. por el contrario, si piensa que no, la cuestión transita hacia un debate, al menos en mi opinión, de caracter más bien estético (que puede ser, eventualmente y con toda legitimidad, político). creo comprender el énfasis de “clase” (coherente con la referencia al “capital simbólico”) que propones, pero me parece forzado cuando las diferencias, tanto desde la lírica como desde la musicalidad, son relativamente evidentes.

            aventurar, por tanto, que todos aquellos que hemos escrito aquí reaccionamos como pequeño burgueses defendiendo su último producto de moda, no sólo puede resultar –dependiendo de la sensibilidad– ofensivo, sino sorprendentemente miope desde una perspectiva musical.

            Hot debate. What do you think? Thumb up 5 Thumb down 3

          • esteban, no puedo responderte el mensaje, así que escribo por acá

            Sobre las otras bandas, depende de quién pregunte. Te puedo asegurar que mi desagrado de conocer a los Ases Falsos vino de personas que también escuchan y gustan de esas otras propuestas (verlos en vivo, hasta comprarle los discos y, posiblemente, defenderlos en internet). En lo estrictamente musical, sacando la producción, no veo mucha diferencia (formato canción tradicional, rítmica constante, apego a la armonía clásico-romántica, etc), salvo que en Astro el nicho es mucho más explícito por los referentes a los que aluden, y Gepe, que últimamente introdujo una variable “folklórica”. En lo no musical, claro que hay diferencias, pero siguen siendo mínimas en comparación a lo que los une: círculos universitarios-profesional joven, sectores medios-altos si es que no derechamente altos, y un consumo estético orientado, conscientemente o no, a la “distinción”.

            De las letras, que podría ser “la gran” diferencia por nombrar palabras como “empresario”, o referirse a las marchas, son precisamente el vínculo al que aludo, y que en lo musical es secundario. Si escribe tan bien (cosa que no apruebo, pero al menos no descarto, como sí hago con su calidad musical) ¿por qué no se dedica a la poesía? ¿por qué no publica libros? Y además, como bien dice el artículo (de cuea, porque claramente le quería dar otro sentido a la palabra) se enmarca dentro de lo posmoderno, del desencanto, de la apatía, del individualismo, de la relativización de todo referente, de la subjetividad ante todo, y eso, aunque le haga click a los citadores compulsivos de Foucault, de Lyotard, de Feyerabend o de Butler, es una forma de pensar que le hace mucha gracia al neoliberalismo que, deduzco, le asumes a Astro o a De Saloon por omisión. El cuico progre sigue siendo cuico, pues, y cuando llega a dirigente de algo se encuentra en la reunión familiar con los del movimiento gremial y se echan tallas.

            Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 16 Thumb down 6

        • “En lo estrictamente musical, sacando la producción, no veo mucha diferencia (formato canción tradicional, rítmica constante, apego a la armonía clásico-romántica, etc)”
          jajaja wn pedante, el 90% de la música popular cabe en esa categoría jaja es una generalización sin sentido, es como decir que es igual creedence, one direction, buddy richard etc. Obvio que lo que pasa dentro es lo que hace la diferencia. Bueno da lo mismo, cada uno es libre de apreciar o no lo que quiera, pero que te caiga mal no significa que sea malo, se mas objetivo.

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 0

          • Si no te gusta su música haz lo que a ti te guste y hazlo bien.. el hace lo que le gusta y lo hace bien, al parecer de muchos, y no se trata de producción, créeme.. pa que te vas a amargar la vida odiando a un wn que ni te conoce, aprovecha tu tiempo en algo más útil, en hacer música o letras buenas si consideras que este wn es tan penca, o en lo que quiera que te guste hacer, nada más fácil que desvalorizar el trabajo de alguien gratuitamente, cero aporte.

            Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

          • Exacto, igual es básico criticar siendo solamente oyente de su música, o haber escuchado dos o tres temas. En lo personal creo que hay que dar respeto y valor a su música, al final cuenta harto hacer una canción.

            Todos dicen “ahhh weon pesao” “weon creido” “le sale mal, no me gusta su tono de voz” pero si ellos mismos (los que critican) hicieran una canción bacan creo que también se les inflaría el pecho.

            en fin, nadie vee mas allá de lo que tienen en frente. y sean felices C:

            Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 1

  5. Otro Cristobal

    “el pop es una de las armas más poderosas que existen para instalar un discurso” (y vaciarlo de significado).
    Forma y fondo. Significante y significado no son lo mismo.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 9 Thumb down 2

    • oojoo con la dicotomia significado/significante, no es tan sencillo separarlas tan tajantemente, los”dos están relacionados y se afectan mutuamente. Fondo afecta forma y forma afecta a fondo.

      En ese sentido el el pop, por sus características, podría disminuir el impacto de un mensaje que pretende ser político, por muy profundo que este quiera ser.

      Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  6. Qué consideran “carencia de presencia en medios tradicionales”? Escucho radios chilenas en los últimos dos años y la mierda de canción del perro en las marchas sonsbs cada 2 horas en alguna radio

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 35 Thumb down 14

  7. Súper rasca la squier telecaster, ah. o sea, quién puede tocar música con una guitarra que vale casi un sueldo mínimo, por dios.

    igual voy a cachar que volá estos tipos.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 17 Thumb down 8

    • Buena observación, ahí se nota que el autor tiene su comprensión de la realidad distorsionada por haber vivido en una burbuja, la que, aunque decorada de tchoreza abajista, sigue siendo burbuja al fin.

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 22 Thumb down 8

      • Hidden due to low comment rating. Click here to see.

        Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 8 Thumb down 14

        • Seguro el exalumno del Grange se la compró en mercadolibre…

          Y no, “rasca” es una rocketspecial, una samick, marcas del primer instrumento. La Squier ya se puede encontrar en músicos que graban y producen profesionalmente. En fin, el celo de proteger al par-de-clase es demasiado fuerte…

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 19 Thumb down 9

        • 1. Nueva sale 2 gambas en audiomúsica. curiosamente es la que me quiero comprar. la quiero nueva y que tanta hueá.
          2. Hasta leer este artículo no sabía quien era el susodicho, de hecho no tengo nada contra él. relaja la vena.
          3. Igual lo voy a escuchar cuando tenga tiempo.
          4. El comentario que me molestó fue el del autor del post, es la típica hueá que apunta hacia el “toca con instrumentos baratos, por lo tanto es más ‘sincero’ y su música debe ser buena”. una mierda de argumento.
          5. El abajismo no me molesta tanto, es una hueá con patas; aunque es verdad que hay casos patéticos. la hueá que me carga es cuando lo justifican y lo encuentran bacán.

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 11 Thumb down 1

        • 6. Igual le di mucho color con mi post. debe ser porque me carga la palabra rasca. aparte, pareciera que precario fuera necesariamente igual a bacán.
          7. La guitarra, usada y baratita, está en el rango de lo que paga un chileno promedio por una guitarra que le gustaría tocar. no es nada charcha.
          8. Me carga que cualquier comentario que no sea de ciega alabanza hacia la vaca sagrada del momento lo tomen como chaqueteo. qué palabra más manoseada y, a estas alturas, carente de sentido.
          9. A pesar de lo anterior igual mantengo el punto 3. si los encuentro buenos y me gustan no les voy a hacer asco.
          10. Para que sean 10 puntos, así como los 10 mandamientos.

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 11 Thumb down 1

  8. Este culiao es un abajista charcha. Yo no le compro.

    Ah, y gracias por ”La sinceridad del Cosmos”, la canción mas saco de weas de la historia.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 37 Thumb down 18

  9. Me siento identificado con la frase “una juventud que abrazó la posmodernidad porque no le dejaron otra opción y que el 2006 y el 2011 tomó al futuro por las astas, aún cuando no tuviera muy claro qué camino quería transitar.”. Pero no puedo dejar de pensar en la cantidad de personas de esta generación que estudió enfermería o “técnico en prevención de riesgos” y que ahora se forra, tiene casa y vive una vida totalmente común. Yo no creo que la época de para que una banda y un hueón carismático tomen la escena nacional como ocurrió en los 80′ con los prisioneros, en ese tiempo ser contrainformativo e irreverente era prácticamente un delito y hoy es lo más corriente que existe. Los Tres fueron famosos porque musicalmente son extraordinarios y el hueón que no lo reconozca es sordo o no se qué. Sinceramente, creo (y prefiero) que los Ases Falsos y este chico Briceño, se queden donde están, dándole combustible al oído de los hueones giles que sí abrazamos la posmodernidad. Finalmente, esto no es más que el legado de una cultura que es capaz de unificar bajo el lenguaje de la música(como le gusta decir a Jorge González) a un grupo diverso de personas. A mí me gusta y me impresiona la música de Cristóbal Briceño(que es mucho mejor que la de los otros hueones emergentes) y me gustan los Ases Falsos que la han hecho muy bien. Nada más que decir.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 10 Thumb down 1

  10. hacheuve

    Yo me banco a Briceño, aunque le conozco algunas canciones no más y se que está bastante lejos de ser siquiera conocido en mi entorno inmediato (el Chile real reggaetonero). Un reflejo de la juventud actual con sur virtudes, defectos y defectovirtudes. El nombre es lo de menos, yo siempre les cambio los nombres a las bandas.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 13 Thumb down 3

  11. ignaciog

    “Si hubiera hecho su carrera en los ‘90… Cristóbal Briceño probablemente sería más grande que Álvaro Henríquez o Beto Cuevas y se posicionaría apenas un peldaño debajo de Jorge González”

    Eso es como decir que cualquier guitarrista de rock and roll -si hubiera hecho su carrera en 1900- sería más bacán que Chuck Berry… La gracia es ser genio en la época que te tocó.

    Quizás aquí hay mucha verborrea media pasada a “periodista musical” de internet (un fan), no sé, creo que si gusta Cristóbal Briceño es simplemente porque se engancharon del pop de sus canciones…

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 15 Thumb down 4

  12. Yo creo que Cristóbal es muy buen músico , en lo que hace: canciones.. no tendría sentido ponerlo a competir con “otros músicos mejores” violinistas clásicos o guitarristas metaleros.. el es cancionista, y además interprete de sus propias canciones, y me atrevo a decir que en eso es de los mejores, quien piense lo contrario que se siente un rato a componer una canción y vea como le va, después escuche las decenas de canciones suyas, creo que eso ya es argumento suficiente para taparle la boca a cualquier chaquetero de internet.. venga de donde venga, creo que es únicamente su talento y dedicación el que de alguna forma le está retribuyendo con éxito después de muuuchos años, hace mas o menos 7 años que vengo escuchando de su trabajo, siempre ha cantado igual, no creo que haya ninguna “impostación” falsa, el wn tiene la mansa voz, y creo que ha avanzado mucho por sus propios méritos, es fácil echar abajo a otros, pero puedo apostar que cualquiera que este cercano a la música y le guste de verdad, puede notar en él mucho talento y trabajo.. que sea cuico o no a mi no me importa mucho mientras sea humilde como es y buen músico, creo que con eso su aporte a la humanidad ya es bastante.. Lo que si, idolatrar creo que es un error siempre, idolatrar su imagen, manera de vestirse, precio de sus instrumentos o lo que sea, eso desvía el debate hacia weas de su persona y su apariencia, y para mi no es lo importante.. no creo que tenga que ser un genio o un ícono en el que proyectemos nuestros anhelos, yo principalmente lo respeto y admiro por lo que es: una persona muy talentosa, humilde y que se ha dedicado mucho a pulir su trabajo, y a hacer lo que hace con convicción, y aunque no digo que sea el único, ojala todos tuviéramos algo más de esa valentía, y me alegro de que le este yendo bien pq creo que es un músico de verdad en medio del pop que hoy en día no lo hacen músicos.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 10 Thumb down 0

    • El argumento del “éxito” es el mismo que esgrimen las cabras de 15 años pa decir que Justin Bieber es mejor que Bach, los Beatles, Michael Jackson y quien sea, juntos. O sea, una vil falacia.

      Sobre la voz, lo he visto en vivo y desafina más que la cresta. Está bien, no hay drama, Roger Waters también es desafinado y nadie se lo echa en cara, pero porque lo sabe y pone su voz como un accesorio en la música y no como algo central. La impostación, sí, falsa, de personajillo, es cosa de escucharlo hablar. De la estructura, no se trata de que haya que hacer serialismo dodecafónico, sino de hacer algo que no sea tan predecible como pa que en 40 segundos ya hayamos escuchado toda la canción.

      Los argumentos personales, tan neoliberales de decir que quien habla mal de alguien “lo odia”, “tiene envidia”, “anda a hacer algo mejor vos”, o sea, la gente que se queja porque el arquitecto de la vivienda social hizo una wea fea “odia al arquitecto, que mejor vaya y construyan ellos algo mejor”. Evade el tema y además promueve la inercia.

      Finalmente, si un wn hace música, por mala que sea, y hay gente que le gusta, no hay drama. En serio. No tengo ataos con que media población escuche Arjona, porque, de partida, ni ellos ni el propio Arjona andan por la vida pontificando que son la verdad revelada y que el que no la aprecia es un “resentido, envidioso”. Si el wn hiciera su wea piolita, sin darse más importancia de la que tiene, si sus fans escucharan así como otros escuchan a Amar Azul, sin alumbrar niuna wea, ni esta columna ni la discusión existirían. Pero es difícil pedirle una actitud así a los autoproclamados “posmodernos”…

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 13 Thumb down 4

      • ya caché!
        a Pluto, aparentemente, nunca le interesó comentar sobre lo “buena” o “mala” que es la música de Cristóbal Briceño. o, si puesta en contexto, su obra adquiere un valor relativo respecto de otras bandas y cantautores chilenos. no, su problema es otro.
        su problema es LA POSMODERNIDAD.
        Pluto, ilústranos un poco acerca de tus sofisticadas categorías estéticas y socioculturales y cuéntanos, por favor, qué entiendes por POSMODERNIDAD; y, de pasada, cuál sería su relación con la creación artística de tu –nos ha quedado más que claro– “sobrevaloradísimo y carente de todo mérito” Cristóbal Briceño. después de todo nos harías un gran favor, porque nos evitarías seguir leyendo tus respuestas circulares y nos darías una necesaria lección de sana conciencia histórica y refinado –y siempre comprometido– gusto estético.

        ps: ah y recomiéndate unas banditas, no seai egoísta.

        Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

        • Hablé harto de música: un músico ahí no más, una banda simplona, se le idolatra como la gran revelación del siglo, y quien no piense así, recibe ataques personales de vuelta. Cuando esbocé alguna descripción estrictamente musical, la respuesta fue el amparo en el relativismo, que mencionaré luego. El problema no es que sea penca en sí, sino que se quiera meter a la fuerza, a punta de capital social, una idea contraria.

          De posmodernidad ¿quiere el universitario de artes-humanidades-cs sociales armar una pelea bibliográfica? Pa hacerla corta, el asumir que el proyecto moderno se acabó-es irrealizable y por ende sus categorías se dejan atrás. Asume su lugar el desencanto, la individualziación, la fragmentación social, y en tus propias palabras, los juicios se vuelven relativos; “todo vale” , “todas las opiniones son válidas”. O sea, el posmodernismo es una mierda al servicio -quiéralo o no- del neoliberalismo, que promueve la destrucción de derechos colectivos, que rechaza el conocimiento científico y todo aquel que tena una chispa de “normatividad”. La relación de la posmodernidad con la música de la banda en cuestión, la propone el mismo artículo, o sea, como dicen ustedes, WTF…

          Escuchen lo que quieran, pero así como mi tía X no anda diciendo que Arjona es el mejor músico que existe y que el que no lo acepta tiene que ir a componer temas y lograr su mismo éxito comercial (descontando tooodo el contexto socioeconómico), solo esperaría que ustedes hicieran lo mismo, y no reaccionaran como el cuico que pedía su hamburguesa en el Mc Donald A-Ho-RA, cuando uno, escépticamente dice simplemente “puta, no es la gran wea”.

          Y no te voy a mencionar bandas, una, porque el sesgo negativo hacia mí -o a cualquiera que no se arrodille ante Ases Falsos- te predispondrá a rechazarla, y otra, porque si toda la música es “relativa a su contexto”, por razones extramusicales puedes aprobar y rechazar cualquier cosa. Y na que hacer, wea tuya, no hay drama, pero vuelvo a mi párrafo anterior.

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 16 Thumb down 5

      • No uso el éxito como argumento, valoro su trabajo por si mismo, desde antes que fuera “exitoso”, siempre lo he encontrado muy talentoso, creo que le ha costado mucho tiempo y esfuerzo llegar a este momento. La calidad (a mi punto de vista) es el argumento.
        No te he llamado envidioso resentido ni nada, tu te estas poniendo en la posición que quieres ponerte, pero creo tus criticas tienen poco fundamento, no disfraces tu sentimiento de desagrado hacia él de una verdad, porque no lo es, solo es tu punto de vista.
        Mi invitación a que hagas algo mejor es porque si tienes esa liviandad y pedantería para criticar el trabajo de alguien que muchos consideramos talentoso, me imagino que es porque debes ser un maestro de la composición o, más probable, porque te cae mal o lo desprecias por otras razones y tratas de justificar eso con argumentos musicales poco acertados.
        Es incorrecta tu analogía con una vivienda social porque una canción no define tu vida, es un trabajo de alguien que si quieres tomas si quieres dejas, nadie te obliga a escucharlo, hay un abanico grande de estilos musicales para todos los gustos.
        Me parece que eres tu el que se siente demasiado importante, las personas no somos tontas, muchos lo hemos visto en vivo y escuchado sus canciones y nos hemos hecho nuestro propio juicio sobre su calidad para componer e interpretar, eso no va a cambiar por un párrafo que leamos en internet (ni por esta columna, ni por tu opinión), la música habla por si misma. Y no hablo desde el fanatismo, estoy solo hablando de la música.
        Sus estructuras musicales son canciones simples pero ingeniosas, si te parecen muy simples y fáciles de hacer, de nuevo, te invito a que trates de hacer una, no para desviar el tema ni para desafiarte, sino porque me consta que el tiene un talento especial para hacer canciones que no tiene cualquiera (por mucho que te moleste), y quizás la mejor manera de darse cuenta de eso es tratando de hacerlo uno.
        Personalmente concuerdo en que es una estupidez alumbrar o idolatrar, y creo que esta columna y muchos fans pueden caer en eso, no creo que el tenga que ser un ícono o representante de algo, y creo si alguien se dedica a “pontificar” son columnas como esta o sus propios fans, no él mismo.
        Estás en tu derecho a que no te guste, obviamente, pero de la misma forma a que otros están en derecho a que si les guste. Creo que el problema finalmente es de las personas que buscamos idolatrar a otras. Muchos “famosos” se han enfrentado en algún momento con la dicotomía entre ser ellos mismos y ser un ídolo o una imagen de algo para los demás, en ser presos de una imagen, es un fenómeno un poco cuatico. Para mi un músico es un músico, un oficio que tiene que valorarse por la calidad de su trabajo, y no por como este vestido el wn o por si habla asi o asá, aunque claramente la industria musical se mueve de hoy mas por la imagen que por la música. Bueno en el fondo, creo que es más útil que ocupes tu tiempo en hacer lo que tu consideras bueno, que tratando de pelear contra el gusto de otros que difícilmente cambiará por una opinión de internet. Todo cae por su propio peso.

        Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 2

        • La música no determina tu vida con el mismo impacto que la arquitectura de tu casa, es cierto, pero la cultura, que entre otras cosas se compone de manifestaciones artísticas, sí que la influye. O sea que según tú al arte es una esfera completamente aparte de la vida, en donde el creador, ungido de un poder semidivino expresa una verdad incuestionable, a la que el espectador solo tiene dos opciones: arrodillarse y alabarla, o rechazarla en silencio.

          Sobre si “me siento importante”, CLARO QUE SOY IMPORTANTE, ¿por qué no lo sería? soy TAN IMPORTANTE como cualquiera de los 7 mil millones de seres humanos que habitan este mundo. Ni más, ni menos. (A no ser que mantengas en tu mente pensamientos elitistas, en donde hay seres humanos que valen más que otros) Así que si “yo no soy quien para criticar la música de otro” ¿quién lo sería? ¿hay que ser un “maestro en la composición” para evaluar la música, que, en este caso además, está claro -según sus propios fans- que no requiere mayor conocimiento pa hacerla?

          En fin, es como discutirle a un Testigo de Jehová sobre tipos de transfusiones de sangre… pero por si acaso, lee mis otros comentarios, a quiénes y por qué les respondía, porque parece que hay una distorsión bien grande sobre el tema en discusión, que en ningún caso va sobre “el derecho de alguien a gustar de una banda”, sino al paso de crearle un mito y un impacto que, simplemente, digo que no es tal. Si hay gente que quiere comer en un restorán de 40 lucas, en un Mc Donald, o comer caca, no hay drama, háganlo, pero si me vienen a decir que es la dieta del futuro y que sus creadores son genios, no po, a lo menos dejen de lado el autoritarismo de perseguir a quién diga que eso no es cierto.

          Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 16 Thumb down 4

          • Entiendo tu punto, pero insisto, no creo que nadie este tratando de meter nada a la fuerza, jajaja y wn dime por favor quien te está persiguiendo?, quien es el que está metido en un post sobre Briceño comentando sobre lo malo que es? tu eres el que persigue y peleas con quienes les gusta.. si algo ha sonado como un ataque es porque tu partes atacando y haciendo generalizaciones ofensivas, no sé que esperas de vuelta, eso no significa que quienes a nos gusta su música seamos unos legionarios de cristo para defenderlo, nada que ver jaja no creo que lo necesite tampoco, el solo se ha ganado respeto de sus seguidores.. si llegas diciendo que el wn es malo que todos sus fans son así etc que esperas de vuelta?
            la influencia de la música en la cultura es relativa al impacto que tenga, y es algo recíproco, la música nace de un contexto y también lo influye.. si tienes un grupo y haces tus canciones y te haces conocido porque le gusta a la gente en YouTube, demás que adquieres cierta “influencia” con el tiempo, pero no hay ningún impedimento para que tu o cualquier otro hagan lo mismo, repito, no hay ninguna imposición de nada, a menos que pretendieras coartar la libertad de la gente para crear y escuchar la música que les guste.
            sobre si eres importante me diste vuelta el argumento, tu criticas la “sobreimportancia” que se le da a este wn, y yo pienso: en que categoría de importancia sobre los demás te sientes tú (a eso si le llamaría elitismo intelectual) para pensar que porque a ti no te gusta algo el wn es malo o que tienes una visión mucho más clara que quienes les gusta? cita a quien quieras, el posmodernismo y blablá pero creo que el que se pone un peldaño arriba y habla de manera despectiva eres tu. Estas haciendo exactamente lo que supuestamente en tu imaginación hacemos los que nos gusta su música. Por eso, no somos tontos porque nos guste su música, no necesitamos tus lecciones para darnos cuenta de lo que es bueno y es malo, hay algo mucho mas simple: lo escuchas, te mueve algo y te gusta. Si a ti no te mueve bien, pero no pretendas que eso es algo mas que tu punto de vista.
            Sobre la simpleza de su música no me refiero a que sea “simplona” si no mas bien que es fácil de digerir, pero no fácil de hacer ni de interpretar como el lo hace. Si tiene un impacto o trascendencia lo dirá el tiempo y no tu o yo.
            Bueno en fin, tampoco es mi intención alargar más esta discusión porque podría no terminar nunca. Puedes opinar lo que quieras, es válido, pero si te esmeras en atacar y descalificar lo que a otros les gusta no esperes otra actitud de vuelta.

            Homenaje o Repudio: Thumb up 4 Thumb down 2

          • Este es un sitio dedicado a un abanico amplio de temas, no es un foro de fans de Ases Falsos ni el blog personal del exalumno del Grange. Así que puedo comentar sin ningún reparo lo que se me antoje en su contra (en los otros casos también, pero sería absurdo), y fíjate que no he sido el único que lo ha hecho, así que el tema no es “mío”. Además, el sesgo posmoderno relativista de que todo es “una apreciación personal” por lo que cualquier discusión es un “acto de elitismo” las pelotas.

            Si a algunos les parece ofensivo que digamos que es una manifestación musical regular, pero que por sus redes de poder propiciadas por ser gente muy acomodada tienen presencia mediática, bueno, a los que acá comentamos también nos parece ofensiva la columna en donde no solo se endiosa una música que consideramos irrelevante, sino que también su ideología, lo que es aun peor.

            Y bueno, esto es lo que pasa cuando se expresan ideas fuera del círculo pequeño y hermético de la familia-barrio-universidad abc1-c2: se puede encontrar que hay gente que no piensa así, lo que entiendo que de primera pueda parecer chocante, pero así es la vida.

            Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 14 Thumb down 4

  13. Me carga que digan que los seguidores de los Ases Falsos son universitario de clase media alta. Soy de la comuna de La Pintana, a los que le cuestan llegar a sus destinos por el puto transantiago y que su poder de adquision a conciertos y CDs son mininas. Soy estudiante de una IP y cuando se cambiaron de nombre estaba trabajando.
    Agradezco que sus discográficas se pueden conseguir de manera gratuita (a través de descargas en la net) y que sus tocatas sean alcanzable .
    ¿ Como habitantes de La Pintana llegan escuchar a este grupo ?
    El weon esta trascendiendo, les guste o no.
    PD: Quede Plop sobre su enseñanza y no soy la única fan de la periferia

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 18 Thumb down 3

        • ¿Minoría respecto a qué? ¿ a los que piensan lo contrario? ¿dónde? ¿en las universidades? ¿en el país? ¿en la gente que que va a conciertos y dedica parte de su tiempo a la música?

          Hot debate. What do you think? Thumb up 8 Thumb down 6

          • No se entiende mucho tu punto. Pero fíjate que acá no soy el único que piensa lo mismo. Y aunque fuéramos minoría (a nadie le consta) no significa nada: no anula ninguna de las observaciones. De la felicidad, no sabes nada de mí, por lo que aventurar si la tengo o no, es bastante absurdo, además ¿te parece muy digno enrostrarle a alguien en una discusión “que no es feliz”? Ojala no se te peguen más costumbres de la cultura individualista de Ases Falsos.

            Hot debate. What do you think? Thumb up 6 Thumb down 8

  14. ojo, si determinamos niveles de popularidad Ases Falsos ni siquiera está en la lista de los cincuenta artistas con mayor audiencia de la nación, donde el 60 por ciento son artistas de las radios románticas mainstream, donde si no sacas un LP cada dos años hipotecas toda tu carrera musical y lo que has conseguido, donde incluso el carácter huraño del artista musical es una consecuencia de una relación hostil con su propio quehacer. El artesano no le rinde cuentas a nadie, en cambio el artista posmoderno está asediado por la vulnerabilidad. Si bien, lo que sucede en llenar una Cúpula no se compara al habitual circuito de bandas que está en permanente circulación en los escenarios chilenos, esto no quiere decir que sea permanente en el tiempo. A lo que voy, Ases Falsos solo ha demostrado ser aún la gran promesa del rock nacional; pero hay un evidente ripio que gravita aún más que una posible trascendencia (siempre de interés periodístico, no necesariamente relacionado con los hitos de la cultura), esto es… sus espectáculos en vivo son mediocres. ¿Como vas a llenar un estadio, si el frontman demuestra cada cierto tiempo su timidez, su inseguridad, su falta de fiato, incluso su hastío? Es decir, con lo que hemos determinado, Ases Falsos son los Ángeles Negros de nuestra era, o en términos futbolísticos, nuestro Sebastián Rozental. Una gran ilusión que aún deben galvanizar en un verdadero espectáculo musical.
    Por lo tanto, en toda esta discusión sobre si una banda o su lider tienen los méritos para ser venerados por los elementos que incorpora en su arte se reduce a un problema de percepción arrogante de la fanaticada de Ases Falsos, similar a las discusiones con fans de Radiohead, One Direction, el K-Pop o Pink Floyd, donde la recepción emotiva del pop sobrepasa incluso su propósito estético. Es decir, folks, exageran. Toda esta discusión parece solo detenerse sobre dos cosas que son importantes carencias en el devenir cultural de Chile adentro de la economía global de mercado sobre todo en estas últimas décadas.
    Uno, la ausencia de referentes. Dos, un mercado que a fin de cuentas siempre será marginal.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 2

  15. Estoy de acuerdo con pluto en su ataque a la gente que acusa de chaqueteros cuando no te gusta la banda, pero a diferencia de él me encantan.

    Conducción es discazo discazo discazo.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 0

  16. Thumpasorus

    No tiene mucho que ver el artículo, opinión, columna o como chucha le quieran decir (que me gustó harto, aunque no este de acuerdo en todo está muy bien escrito/a), pero una Telecaster no es más penca que una Stratocaster. Una Squire si es más penca que una Fender, pero la diferencia entre Tele y Strato está en que son dos modelos distintos no más (aunque la Strato es muchísimo más popular).

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 1

  17. Me gustó el artículo y bueno ver que, después de todo el chaqueteo monumental que recibió Teleradio Donoso, los reconozcan como la banda más importante del tiempo de su existencia.
    También conviene precisar que la telecaster de Briceño es una Squier Standard, que si te vienen buenas, suenan a toda raja, asique no es tanto como la cortadora de pasto que hacen ver, jajaja, una precisión snob no más.
    Otra cosa, antes de darle estatuts de cualquier cosa a Briceño, vean como anejan sus proyectos y donde va con los Ases Falsos, el tiempo es el mejor medidor de la calidad de cualquier artista.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

  18. romina reyes

    cristóbal briceño no puede ser el jorge gonzález de los dosmiles porque jorge gonzález despertaba conciencias y briceño, las adormece en la masturbación del amor el desamor y oh, qué difícil es crecer (o qué difícil es ser cuico cuando todos tus amigos son clasemedias (o qué difícil es ser pobre cuando todos tus amigos son cuicos)).
    ases falsos y richard sandoval en el diario del injuv, ¿acaso la feria se convirtió en cultura oficial?

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 7 Thumb down 2

  19. Cristobal Briceño jamas será como Jorge Gonzalez, porque para ser la voz de una generación no podí haber estudiado en el Grange School….. fin del tema. teni que haber salido de un barrio bajo, no ser un cuico. la gente ya no es weona

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

  20. rodrigo

    El autor dice que Briceño no hubiese triunfado en los noventa porque para eso debía haber sido pusilanime…. Si bien creo que la autosobrevaloración de la actual generación sobre la anterior me parece bien (para crecer hay que matar a los padres), aun asi no deja de parecerme cándida.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  21. Celiaco anónimo

    Tuve la oportunidad de compartir una chela con este hueón y grande mi sorpressa, es increíblemente abajista, progre y machista. Canta una canción de la Sinceridad del Cosmos y se no le hace asco a su buen cordero empala’o. Refleja caleta a la sociedad chilena! Qué trata de ser, pero no. Aunque seguramente Briceño no se da cuenta de nada de eso, este hueón toca (bastante bien) y sería, cómo buen artista pop y sin ningún tipo de conciencia de clases/género/animal. Esa es la realidad.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 1

Deja un comentario