Pucha, Naty (o Qué mala suerte, weona)

por Rucitama

Sobre Rucitama

Fue sólo por dejarse llevar por ese impulso calentón que quedó marcada para siempre con la cruz de libertina, de sucia mujer pecadora que dejó deslizar su púber lengua por un púber glande de un púber compañero de colegio, el Franco, que salió inmune de la felación que a la Naty le costó la matrícula, y los insultos de la señora que reclamaba en la tele por el descontrol de las niñitas, de muchas señoras que, tras sus kilatosos anillos de casadas, condenaban el actuar de la pécora, como si ellas hubiesen conocido al marido desnudo sólo tras sus sagrados votos. Jabonado se salvó el Gabriel, el compañero de colegio que por su corta edad y su corto criterio, mostró y mostró hasta el cansancio el video que registraba la párvula boca de la Naty deslizándose con una brutal inocencia por el pene del Franco…

Y decían que era un riesgo tener o ver siquiera el video, cuya prohibición y secretismo incrementaba la curiosidad, para ver qué era eso tan terrible que hacía esta adolescente. Que bajarlo al computador o verlo en cualquier página era contribuir a la pornografía infantil, y que no lo fuera uno a descargar, que podía llegar la ley a apresar a la curiosidad que el ícono pop sexual del 2007 despertaba. Había que tener cuidado porque eran niños, y no dejar que esa posesión demoníaca llamada libido siguiera controlando sus cuerpos, como si la Naty no hubiese sabido qué producía el roce de su lengua en la carne imberbe de su compañero, como si Franco no quisiera que su pene fuera abrazado con ese ímpetu juvenil de los labios despreocupados y pokemones de la Naty, como si el Gabriel, quien pronuncia la frase que haría famosa la grabación, no supiera que el video que estaba rodando podría arruinarle los planes de pasar piola a la Naty, quien unos años después demandó a quien grabó todo en video por 365 millones de pesos, uno por cada día del año en que lamentaba el conjunto de casualidades que llevaron a que un acto tan cotidiano en ese entonces para cualquier adolescente la convirtiera en un ícono generacional de la larga y angosta faja de tierra que habitaba.

Después de que el colegio La Salle la enviara a La Calle únicamente a ella y no a Franco ni a Gabriel, por estar involucrada en el vergonzante escándalo ocurrido el 18 de Agosto en el Parque Tobalaba a la altura de Echeñique en La Reina, y se convirtiera ella misma en la reina de las desvergonzadas para la opinión popular, después de que una compañía teatral adaptara su historia para las tablas del festival Santiago a Mil y después del recurso de protección con el que solicitó frenar la exhibición de esa obra; después de que los padres de Gabriel Lasen Villalón justificaran el actuar de su hijo al registrar el momento que le fracturaría la tranquilidad a la Naty, apelando a la curiosidad propia de la juventud y al morbo de los medios el haber agrandado una situación que podría haber sido nada más un percance pequeño del que saliera airosa; después de que sus datos fueran publicados en internet y se supieran sus puntajes de la PSU, su teléfono y su dirección, después de retirarse de la educación superior por el acoso que suponía haber tenido tan protagónico papel apenas a sus 14 años y haber quedado manchada para siempre en vez de salir airosa como Taís Araújo, que actuando en Xica da Silva interpretó escenas muy explícitas con apenas 17 años; después de todo eso no sabemos si puede respirar tranquila o siquiera sentirse a salvo. Como si ella tuviera la culpa de ser la única mujer presente en el grupo de colegiales que salieron a fumarse un pito, unos cigarros y a tomarse una cosita porque los tenía aburrido el colegio, como si no fuera cotidiano que los escolares se metieran al cuerpo el tabaco, el alcohol o la hierba; como si fuera terrible que una mujer siquiera gustara de lamer el sudor de otro ser humano, como si ese deseo femenino por el cuerpo masculino no figurase en todas y cada una de las publicidades de cerveza, cigarros y hasta de aceite de motores. Un vuelco bastante poco amable para una protagonista de una generación que creció con la casa de vidrio, la Baby Vamp y la foto de Spencer Tunick en el MAC; hija de los reality show, donde lo íntimo era un espectáculo más que puede explotarse. La Naty corrió una suerte muy diferente a las otras figuras del destape, porque Daniela Tobar hoy trabaja en el Gran Circo Teatro, con más ropa de la que hizo famosa su figura duchándose tras los cristales de una casa de vidrio en pleno paseo peatonal; la Baby Vamp posó desnuda nuevamente en la Mano en el Desierto el 2006, convocando a la prensa y al medio artístico, siendo siempre una performance que lleva al límite la intimidad y la desnudez, ella mostrando sus pechos y con la ingle al aire era una instalación artística. En cambio la pobre Naty quedó para siempre como una desenfrenada calentona que apenas cumplida su edad legal para tener relaciones invadió las pantallas de miles y miles de computadores, con la desafortunada ayuda de la democratización de la internet que el 2007 ya nos tenía conectados a la aldea global.

Del pene de Franco no se supo nunca más, y tampoco se sabe si es que la Naty, a quien la justicia protegió impidiendo que se divulgaran siquiera sus iniciales en los medios, tiene claro que los culpables de que la estigmatizaran y le hicieran la vida imposible son el machismo y el patriarcado. Pero se sabe que a pesar de todo lo malo que le ocasionó, tiene claro que no es su culpa haber frotado el borde de sus dientes en el cuerpo de un compañero de colegio, y que el percance no fue caer de bruces en la ingle de un hombre, sino que el momento fuera registrado por alguien con tan poco tino. Aunque no sabemos si es que hoy la Naty en sus tempranos veintes puede estar tranquila como Paris Hilton o Kim Kardashian después de que se hiciera famosa su pueril voz diciendo “no grabís, weon” en un video sexual filtrado, podemos estar seguros que aprendimos todos y todas del trago amargo que la Naty ha tenido que pasar, y sabemos que en realidad no fue una irresponsable, que es posible que a muchos nos haya pasado que en un lugar público la adrenalina nos pone curiosos, y desafiar la democracia es tan sensual que no podemos contenernos y nos dejamos caer, cegados, en la tentación de seguir los pasos de John Lennon con Yoko Ono y amar en público. Asumimos ese riesgo porque ya no es tanto show si a uno lo pillan y la Naty pagó el noviciado. Uno va claro cayendo al deseo a sabiendas de que no va a ser tanto escándalo si es que se sabe porque ya no fuimos los primeros que cayeron en el foco de la opinión pública. Naty, amiga: nada más tuviste mala suerte, weona.




14 comentarios sobre “Pucha, Naty (o Qué mala suerte, weona)”


  1. Mariela

    Naty donde sea que estés y si llegas a leer este post creéme q no fue nada grave lo que pasó…y te felicito fuiste pionera en poner en el tapete la exploración de la sexualidad femenina en la pubertad…Bien por eso!

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 63 Thumb down 6

  2. Felipe A.

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 21 Thumb down 74

    • Felipe A.

      ¿Y se supone que moderan los comentarios?

      Mira Carla, no te falté el respeto que yo sepa, pero si sé dónde queda el Colegio De la Salle, porque soy ex-alumno, no lo especifiqué porque no veía el punto de hacerlo. Queda en La Reina, en Av. Ossa, cerca del metro Príncipe de Gales, al lado de la Shell… a menos que te hayas referido a la Escuela San Lázaro o al Instituto de La Florida, pero la Naty no era alumna de esos colegios. Y no tengo hijos, así que no, no los podría poner en el La Salle.

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 11 Thumb down 4

  3. [Penca]

    También hay que escribir una columna sobre el abuso animal de Mono, el perro que habla (ataataaaa, aguaaaa), o como los mini-Savoritos realizan discriminación de género por estar planteados desde la hetero-norma.

    Temas relevantes y por sobretodo muy actuales..

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 20 Thumb down 9

  4. Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 14

  5. Ojo que ni el Franco ni el Gabriel iban en el La Salle, sólo la Naty y por eso a ella la echaron de ese colegio (porque es más recatado)

    Ellos iban en un colegio menos rififí asi que pasó piola en la TV lo que les pasó.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 0

Deja un comentario