Repudio a La Tesis, el mayor drama sicológico de nuestra generación

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

Por Richard Sandoval

La primera vez que nuestra generación escuchó hablar de la “tesis” fue en marzo de 1996. Angela Contreras, la Bárbara de Sucupira, andaba puro flojeando con sus compañeras de U, una rubia terriblemente cuica y una colorina que no podía más de fluorescente. A Federico Valdivieso, el padre de Contreras, lo engañaban día y noche diciéndole que estaban on fire con el maldito trabajo que las convertiría en biólogas marinas. Le decían que tenían el word en TESIS.OK.FINAL.AHORASI; sin embargo, no iban ni en la mitad, y toda la vida se reducía a disfrutar de la hermosura del verano escuchando Paralamas y rompiendo corazones sobre un Suzuki Vitara. Hoy, casi 20 años después de la “tesis” de la Bárbara y sus amigas, por fin podemos comprobar en carne propia lo mierda que es ese proceso muchas veces inventado por las universidades para sacarte plata. Hoy, casi 20 años después podemos solidarizar con la Barbarita, aunque lejos de tener un Vitara, símbolo de riqueza cuica a mediados de los locos 90. Hoy, los que a dos años de egresados todavía no terminan la tesis son cabros que tuvieron que meterse a trabajar apenas salieron de la U, para aprovechar una oportunidad de trabajo, para empezar a pagar deudas o ayudar en la casa, dejando en segundo o hasta en tercer plano el camino del perfeccionamiento académico que a algunos tanto importa.

Para los jóvenes universitarios de esta década, terminar la tesis es un verdadero drama, probablemente el cacho más grande de ese espacio en que no se es joven ni adulto joven. Es también el aturdimiento mental más desagradable de la vida estudiantil, una especie de bichito que te recuerda todos los días, al despertarte y acostarte, al almorzar y tomar onces, que no la has terminado, que te faltan tres entrevistas y que tus compañeros se siguen y siguen titulando, mientras tú sólo ganas plata o haces cualquier proyecto -pagado o no pagado- que te hace más feliz que terminar esa investigación, pero que sólo retrasa el cierre del trámite por el que viene esperando tantos años tu familia. Y cuando se dice tu familia es desde el amigo de un cuñado de tu tía hasta tu abuelita del sur, quienes vez que te ven te preguntan con la mayor simpatía del planeta “hijo, se tituló?” para que tú respondas “estoy terminando la tesis ya, dándole la edición final” (la palabra edición siempre te sube el pelo). En realidad, por dentro lo único que expresa tu furia es cállate conchetumare.

Lo más mierda del proceso de la tesis -que en las universidades más sensatas se incluye dentro de los ramos que se deben aprobar para egresar; no así en las menos sensatas, donde puedes terminar la tesis a los 40 años, con el daño sicológico que ello concierne- es que uno sabe que es fácil hacerla, que sólo debes lanzarte a escribir, a citar, transcribir, entrevistar e ir a la biblioteca nacional. Es decir, sólo hay que moverse, actuar, pero algo surgido desde las profundidades del alma te impide empezar a trabajar, y el tiempo pasa y pasa y pasa, como una bomba, y rechazas proyectos e ideas brillantes porque ANTES TENGO QUE TERMINAR LA TESIS, y aún así uno no se pone las pilas, hasta que las prórrogas se acaban y los plazos siempre extensibles ya no se pueden estirar más.

Antes de que ello ocurra, y que se aproxime el fin de las preguntas y tallas de amigos y familia tales como “shhh, me voy a morir y este no se va a titular”, se debe sufrir la tortura de ver en tu inicio de Facebook las fotos de tus compañerxs destapando champañas (repudio a spumante), abrazándose con mamás en trajes de dos piezas y posteando con interminables signos de exclamación “AL FIN SOY OFICIALMENTE XXXX DE LA UNIVERSIDAD XXX CTM!!!!!!”. Cada “CTM” y cada “!!!!!” es una puñalada al centro de tu corazón. Es brígido ese momento, porque la puñalada puede tener dos efectos: o tiras la toalla, te vas en la del flojo y reflexionas “pico, no me voy a titular” o te pones las pilas contra viento y marea, te encierras en tu pieza con la música que te relaja y te vas por un tubo redactando y redactando. Lo das vuelta csm, contra todo pronóstico y pronto tienes fecha para defender e invitar también a los tuyos a que te vean consagrarte, aunque el tema de la tesis que has terminado ya no tenga nada que ver con tus ideales o preferencias. Es que tu tema de tesis es como un tatuaje: el tiempo en que lo elegiste estabas seguro que pasarías la vida amándolo, pero muchas veces ello cambia drásticamente, incluso hasta el odio.

Homenaje a todxs los que logran este objetivo y se titulan para, por sobre todo, la alegría y orgullo de papitos y mamitas que lo han dejado todo para llegar a ese momento y darse por pagados y con el cielo ganado. Pero también repudio a esa presión social que muchas veces te agobia y estresa por la sola obligación pública de mostrarte como un titulado. Tengamos siempre presente que un cartón no te hace más ni mejor persona y que todos podemos crecer y desarrollarnos para finalmente ser felices, con o sin “título”. Como la Brabarita de Sucupira, como el Rucio y la Soledad, como Juan Burro y el periodista. Y también como la Danielita, que en lo último que pensaba era en alguna vez hacer una tesis.

PD: Fuerza a todxs los que no se han puesto las pilas todavía y tienen que terminarla sí o sí. Terminar esa maldita tesis 🙁




2 comentarios sobre “Repudio a La Tesis, el mayor drama sicológico de nuestra generación”


  1. derechiste

    Ah .la uniersia.dijo un sogua……………diciendole a su hijo.tenis que il a la uniersia…………pa que gani guena plata y no seai como llo……………………………………………………..tipica y mediocre mentalidad de nuetra gente.que solo piensa en trabajos de oficina………de corbata y detras de un computaor..esa si que espega…y ganando guenas lukas pa que compri too lo que yo no te di ………………………………………….el resto de los que trabajamos manualmente para cimentar el bienestar de la sociedad valemos callampa…los de la contru..los electricistas………..LOS CAMIONEROS…..tambien metidos en este circulo de los que no valemos naa .solo por no tener trabajos de oficina..jejejejeej ……………mas encima el retoño va a la uniersia a puro fumar yerba, tomar copete y salir a la calle a tirarle pieiras a los pagos loko………………………endispue cuando saka el kalton que le costo sus gienas lukas y sacrificio tanto a el como su famili………putas que le cuestas encontrar pega si no tiene apellio,contacto con politicos coimeros..o con empresarios cogoteros………..jejejejejeje….pero no todo es tragedia ni resentimiento …a muchis les va bien …………………pero en la practica se mandan cada cagada………ufffff

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 3

Deja un comentario