Repudio a los cuicos y su maltrato a la mujer trabajadora

por Richard Sandoval

Sobre Richard Sandoval

Director en @noesnalaferia y conductor en @RNuevoMundo y @subelaradio. Autor de libros Soy Periférico y Colo Colo ya no es de Chile. Periodista @uchile

La aristocracia chilena es de medio pelo no más. Los peruanos, a quienes el arribismo cancerígeno de esta tierra los ve como los “cholos” que vienen a quitar la pega y a ensuciar la raza, nos vuelan la raja en cuanto a alcurnia. Basta con recordar a Don Javier Pérez de Cuéllar, el último latinoamericano en ocupar el cargo de Secretario General de la Onu. Nosotros en tanto, lo más parecido a alto linaje que hemos tenido en nuestra historia reciente son los líderes del Partido Nacional, Sergio Diez y Onofre Jarpa, quienes hoy se refugian en sus miles de hectáreas como escudándose del alzheimer y la demencia senil que tan fácil ataca a los pobres.

Es decir, como premisa número uno, los chilenos somos absolutamente rascas, si lo vemos desde la historia antropológica. Nada de virreinatos ni ciudades imperiales. Chacras y héroes huachos dan escenario a nuestra fundación mitológica. Ciudades hacinadas y tristes casas de remolienda atiborradas de borrachos sucios configuraron nuestra realidad urbana. Entre La Chimba y el canal San Carlos nos hicimos patria.

Fue quizá esa falta de aire monárquico la que fundó en los cimientos de nuestra patria ese arribismo enfermizo que hoy ataca como plaga entre tanto condominio aspiracional. ¿De qué aspiraciones me hablan ese par de inversionistas endeudados? ¿De su ilusa dinastía de Chicureo acaso? Bueno sería que recordaran cada vez que mandan a su “nana” en una “van”-que palabra más funesta, qué irrespeto hacia el “furgón”- que viven a cinco minutos del Zalo Reyes, y que a un costado tienen a Batuco, una de las localidades más pobres de Chile.

Las declaraciones de los “residentes” de Chicureo expresadas en ese comunicado que notificaba a las trabajadoras del sector a usar uniforme para justificar su presencia, a las que luego se les sumó el video de una individua declarando lo horroroso que sería que sus hijos vieran pasar a los obreros por la calle, dejan ver a través de sus rabias el odio de clase con el que han cultivado sus vidas, con el que han justificado su explotación, y con el que sustentan su espiritualidad religiosa.

Son los cuicos, CUliaos Y COnchesumadres según la afirmación popular, quienes a través de su discurso material han extendido al país entero una cultura, una fisonomía de sociedad, una eterna aspiración a ser distintos, a ser más, a hablar con esa asquerosa papa en la boca, boca ficticia, que entre joyas y licores, dan sentido a una vida artificial.

El chileno cuico es profundamente aspiracional, y con ellos toda su actitud. En base a una política de secta -jamás de compañerismo- se constituyen como gueto, reproduciéndose entre si para dar vida a gente que parece de otro planeta, estudiando entre sí para terminar en los mismos puestos de jefatura, discutiendo entre sí para terminar en la Coalición por el Cambio, y copuchando entre sí para espantarse por que las “nanas” osan pisar la vereda sin delantal.

“Nana”, qué palabra más nefasta que ha entregado nuestra sociedad de clases. Es como nombrar a un perro, es como nombrar con cariño cómico al integrante extraño del “hogar”, a la empleada, a la trabajadora de la empresa familiar, a la que se hace responsable de los bienes mientras los llamados a triunfar se ocupan de cosas importantes. “Mi nana” dicen los arribistas (cuicos de pregrado) para gritarle al mundo que ellos también tienen capacidad de empleabilidad, para dejar en claro que sus familias también tienen las posibilidades económicas para ser propietarias de una persona. A eso le suman “mi” doctor, “mi” sicólogo y “mi” peluquero. Rastrera actitud humana de quienes no han hecho nada en su vida para justificar el pan de cada día. Humillante actuar de cuerpos que gozan de la existencia de la miseria, porque sólo valiéndose de ella su siquis podrá comprender su poder explotador.

La reflexión en torno a los dramáticos acontecimientos del Condominio “Las Brisas” no debe orientarse hacia la actitud que deben tener unos “buenos patrones” que traten “con cariño” a sus inquilinas. El llamado debe ser a preguntarse por qué chucha tienen que existir seres humanos que le sirvan, cual edad media, a los dueños del fundo. Esa servidumbre naturalizada es el cáncer social que ha dejado en Chile la implantación por la fuerza del modelo neoliberal. En todos los videos malditos de las quejas del empresariado de Chicureo viven Pinochet, la Dina y el Mamo Contreras. No viven en la emoción de la Claudita en “Los 80”, ni en la desaprobación nacional a Piñera. Vive en la actitud cotidiana de la gente hacia sus vecinos, amigos y compañeros.

El país está triste, porque las compañeras trabajadoras del hogar se van volviendo viejas, porque sus espaldas van tomando forma de joroba y sus rostros arrugados dejan ver una lágrima. Son lágrimas de pena las que se asoman. Pena por estar lejos de su hijo, por el dolor en sus caderas de tantas camas por hacer, por el dolor en sus muñecas de tantas cazuela por cocinar.

Es Chile, mi tierra linda, ultrajada por los cuicos de mierda. Cuánta pena tengo.

La amamos con toda la vida que tenemos
La amamos con toda la vida que tenemos



15 comentarios sobre “Repudio a los cuicos y su maltrato a la mujer trabajadora”


  1. Wena columna, lectura rápida, en lo personal no me desagrada la palabra “nana” no conozco su origen tampoco. Pero totalmente de acuerdo a que es patetico eso de llamar “mi nana” ” mi peluquero” , tambien no me gusta, aunque por error suelo repetirlo “mi esposa” ……o repetía. Salut

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 3

  2. Entiendo la rabia contra el arribismo y los abusos… pero creo que al discutir si ‘nana’ es un término adecuado, se pierde completamente el foco de la conversación. Mi mamá fue ‘nana’ (o ‘trabajadora del hogar’, o ’empleada’, o ‘asistenta del hogar’)… y la verdad, de todos esos términos, ‘nana’ era el que menos le ofendía: trabajadora del hogar es eufemístico, empleada no indica ninguna función específica, asistenta del hogar es ridículo, porque ellas no ‘asisten’, derechamente hacen todo el trabajo… al menos ‘nana’ le evocaba el cariño de los niños que criaba, chicos que no tienen la culpa de ser rubios y haber nacido en una casa con plata, simplemente son niños que desarrollan sus primeras relaciones afectivas profundas justo con una persona que simplemente trabaja ahí.

    Si queremos dejar de lado el término ‘nana’, primero preocupémonos de mejorar sus condiciones laborales, conseguir mejores sueldos y mejor trato para ellas. Y que ellas decidan cómo quieran llamarse.
    Si no, terminaremos como los gringos: a los negros ya no les dicen ‘nigger’, sino ‘afroamericanos’. Linda la palabra hoyga, si no fuese porque siguen teniendo menos oportunidades laborales, menos oportunidades para estudiar y desarrollarse. Puro cambio cosmético al peo.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 25 Thumb down 2

  3. Valentina

    igual aclararía que ni en Perú ni en ningún lugar de américa hay aristócratas o gente de alcurnia, por muy virreinato que hayan sido a este continente llego el puro perraje, perraje al que le regalaron un par de títulos y se vinieron a creer

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 1

  4. La alcurnia es una tontera, recuérdese. Poner énfasis en quién tiene alcurnia es pérdida de tinta.

    Y “cuico” es una palabra despectiva. Apoyar la diversidad y el respeto usando léxico despreciativo me parece contraprudecente.

    Saludos.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 10 Thumb down 6

    • marcela

      Entonces digamosle ” los que tienen mejores oportunidades” o “los lindos” si queris.

      Hay que llamar las cosas por su nombre… los fachos jòvenes siempre apelan a la “tolerancia” para que no les saquemos la mierda por sus ideas y sus concepciones inhumanas en muchos aspectos. Bajo las palabras “respeto, y diversidad” se han cometido grandes abusos….

      un poco màs de sentido comùn… al vino vino, y al poto poto

      Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 8 Thumb down 2

  5. Chile: polarización social que va perdiendo adeptos...

    Comenzaré haciendo alusión a las palabras emitidas por el Sr. Sandoval y de quien he rescatado esta columna que, de alguna manera, no hace otra cosa que recordar lo que todos sabemos: la polarización humana histórica enquistada en nuestro país que no es más que una problemática social multifactorial pomposamente avalada durante décadas.

    “Las declaraciones de los “residentes” de Chicureo expresadas en ese comunicado que notificaba a las trabajadoras del sector a usar uniforme para justificar su presencia, a las que luego se les sumó el video de una individua declarando lo horroroso que sería que sus hijos vieran pasar a los obreros por la calle, dejan ver a través de sus rabias el odio de clase con el que han cultivado sus vidas, con el que han justificado su explotación, y con el que sustentan su espiritualidad religiosa”

    Ahora bien, mi interrogante es ¿qué es lo que consigo al “repudiar a los cuicos”? Responder con esa rabia interna hacia lo que se ha ido perpetuando a través de la historia de Chile, no hace más que enriquecer aun más esa polarización tal y como lo hace el Sr. Sandoval con un efusivo ejemplo de lo que sucede a diario en todos los ámbitos laborales y de interacción social en nuestro país. Resulta curioso observar como una simple nota periodística emitida en un conocido canal de televisión y que, no dista de la realidad vivida durante todos estos años y muchos años antes, revive el poco amor de los chilenos hacia su gente, su propia tierra… esa misma que fue conquistada por españoles aunque la gran mayoría olvida que ya había nativos en este lugar, estaba habitada por seres humanos que, desde el inicio, fueron violentados; violentados en su propia tierra…Eran los inicios de la polarización social forzada en nuestro país.

    Si bien es cierto, todos los grupos humanos a través del tiempo se han visto en la necesidad de dividir y subdividir tareas, roles, jornadas laborales; cada uno de ellos tiene una función, un nicho en la sociedad y no por ello es menos relevante. Todo esto con el fin de sobrevivir y no dejarse abatir por la llamada “selección natural”. Sin embargo, muchos individuos errados en su concepción de sociabilización subdividieron intencionadamente a la sociedad en estratos… sería esto, la base de la polarización que está aun latente hasta nuestros días.

    Regresando al objetivo inicial de esta nota, es que probablemente esta situación contingente deja de manifiesto que la polarización social en nuestro país poco a poco ha ido perdiendo adeptos… son estos precisamente…

    – adeptos que creen aun en el respeto.

    -adeptos que no olvidan nuestra historia.

    -adeptos que no olvidan el origen de sus abuelos, padres y de ellos mismos.

    -adeptos que le dan un más a la tolerancia.

    -adeptos aburridos de las injusticias.

    -adeptos que, como en mi caso, creen que (…)

    ” (…) en algún momento esta polarización social va a desencadenar una batalla que dará lugar a un reordenamiento social, nuevo, joven, fortalecido, se abrirá paso a los nuevos tiempos; como también ha ocurrido en la edad media con los señores feudales, la revolución francesa y tantos otros. El arribismo y el resentimiento social son consecuencia de esa polarización”

    (…)”todo ser humano es valioso en esencia… si no respetamos, por ejemplo, el oficio de un individuo por muy poco interesante que este sea, demuestra un grado de ignoracia particularmente rasca y vulgar… hay individuos justamente “adinerados” en los que curiosamente se observa un grado de tolerancia y respeto, aunque el porcentaje de ellos es mínimo. Probablemente son aquellos individuos que verdaderamente disponen de dinero obtenido con justo esfuerzo y, al conseguirlo honestamente disponen de el sin restricciones. A diferencia de…

    “(…) individuos enfrascados en su ambición rasca (la gran mayoría)… quienes se han apoderado de bienes que no les corresponden… y con ello, han montado sus imperios apoteósicos, magnánimos, estrepitosos, fuertes, autocráticos, lujosos… todo a costa del obrero, de los dineros de las AFP, del fisco, en definitiva, de la plata de todos los chilenos. Somos el país en el que se observa una pésima asignación de recursos, de puestos laborales… ¿y se jactan a veces de llevar a cabo un enorme y elocuente “esfuerzo”? ¿qué esfuerzo? si todo lo que tienen es gracias al pituto, la corrupción, la extrangera ingenua que fue casada con el corrupto y alzaron EL APELLIDO foráneo, ojalá no español y menos indígena para incrustarlo en la sociedad chilena y llegar a ser los terratenientes de tierras pertenecientes a todos nosotros… una problemática de autorechazo constante en los chilenos… quienes, en su mayoría, nunca se han sentido orgullosos de su sangre, de su historia, de su cultura… “siempre han tratado de ajustarla y ser la copia barata de culturas extrangeras” y esto ha sido plenamente avalado, acreditado pomposamente durante décadas y continua vigente hasta hoy en día en que todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo calla, pero no todos quieren callar… la polarización social en chile, va perdiendo adeptos…

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 6 Thumb down 2

  6. Luis Lizana K.

    Lo que debiera dar verguenza es que toda esta gente que ahora se espanta, es la misma que le cotiza a sus nanas por el mínimo, donde ven la publicación del salario mínimo como una ley para no poderle pagar menos. Luego las llaman gente de esfuerzo, pues toda esta gente de esfuerzo que hace mover el país, con trabajos menos preciados pero imprescindibles, es la que tiene que sobrevivir con sueldos miserables. Y esa es la madre de toda discriminación, todo los demás es un show cosmético e hipócrita.

    Ahora, si les dicen mis nanas, como pueden decir también, mis empleados, mis colaboradores y mis… no sé cuántos más, es sólo enquistarse en cómo hacemos mejor retórica y sería. Con todo lo demás estoy de acuerdo y apunta certeramente a la raíz de esta tara social.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 5 Thumb down 1

  7. mi abuelita y mi tía son nanas y prefieren mil veces nana que empleada. y ni me molesto en leer los súper análisis sociopolíticos de bolsillo defendiendo a los cuicos. hay que ser bien longi.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 8 Thumb down 1

  8. el trabajo que realizan las nanas es un trabajo de mierda no así las nanas que en algo se tienen que ganar la vida.mucha gente no sabe el sufrimientos de las nanas ,las humillaciones que deben aguantar, el asco que deben soportar,porque se debe tener estomago para ser nana.Lo cierto es que se debe dignificar este empleo a t raves de la legislacion y las remuneraciones.no se debe permitir trabajo de nanas mas alla de las ocho horas y que cada hora sea tarifada de acuerdo a estandares de vida digna y que si quieren que trabajen mas horas que estas horas sean efectivamente pagadas en lo que valen y si ustedes señoritos que sus papis tienen nanas saben cada hora trabajada es una hora preciosa de vida de las nanas así que deben pagarla por lo que valen y no por lo que ustedes estimen. Esto considerando el trabajo puertas adentro el cual debe ser el mejor pagado y no vengan aqui con que son casi casi de la familia carajos PAGUENN.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 1

  9. con cariño cortito.
    Ah mirá vos hasta en eso somos bien parecidos los latinos, aquí (Bolivia) los jailones (cuicos) son recontra desclasados y obvio se creen descendientes directos de Carlos IV y esa ridícula papa en la boca con un imitado gringo de mierda y sus putas palabras en ingles tan al pedo, Y claro ese sentido de que el mundo les pertenece con nosotros incluidos y que pueden hacer y decir lo que se les cante el culo solo porque tiene plata. Y bueno chicos nosotros los del otro lado somos mas, que se dejen de joder los jailones pelotudos.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 1

Deja un comentario