Repudio al Chile inquilino o por qué somos tan pencas

por Esteban Novoa y Richard Sandoval

Sobre Esteban Novoa y Richard Sandoval

A propósito de la ordenanza de la Anfp, que  indicaba a los “hinchas de la Selección” (¿hay algo más vacío que eso?) que sólo pueden ir a los próximos partidos eliminatorios con ropa alusiva a sponsors oficiales (es decir, prohibido un polerón de AOC, que ofende a Samsumg o un jockey de Santander, porque a su vez denosta el capital del Banco de Chile), nos pusimos a pensar por qué Chile, o sea nosotros, somos tan pencas.

De paso, encontramos una foto de camioneros argentinos en paro mostrando sus tatuajes de orgullo sindical y amenizando la huelga con bombos (¡en Chile hasta están prohibidos los bombos!). Tras la necesaria reflexión #EnChileFaltóUnPerón, iniciamos una conversación con el propósito de descubrir el origen de tanta miseria moral.

Vibra Moyano
Vibra Moyano

Y recurrimos a la vieja conclusión que explica todo, nuestro nacimiento y condena: ser inquilinos, haber sido sujetos medievales hasta nuestra generación anterior. ¿Cómo los Matte y Larraín no nos van a cagar en la cabeza si recién nuestros padres protagonizaron la migración campo-ciudad? nuestro actual intento de ciudadanía, concepto tan ad hoc para Bellolios y residentes de Providencia (Repudio a decirle Provi), es sólo un triste  intento de no ser esclavos del feudo. Lamentable, porque incrédulos, los ciclistas furiosos pobres creen que con ciclovías mermará la influencia de Melero y compañía.

La Revolución no será televisada.
La Revolución no será televisada.

En otro aspecto de nuestra mínima vida pública, el miércoles jugó Huachipato con Caracas, en Talcahuano (¡TALCAHUANO!), por la Copa Libertadores de América. El equipo sensación, el que le ganó a Gremio en Brasil, con cuea llevó 4 mil personas al estadio.  La entrada más barata valía 15 lucas. Somos unos idiotas. No somos nada.

Somos el culto al huaso chileno como objeto pintoresco: actitud bruta y bajo nivel educacional.

Posteriormente, repasamos los últimos cortes de agua ocurridos en la zona central y lo comparamos nuevamente con la potente imagen del poder sindical argentino. Nos gusta cuando la gente sale a la calle. En Chile nos cortan hasta el agua pero no hacemos nada porque sólo estamos programados para consumir y refunfuñar en silencio. En Rusia y en otras partes del mundo los obreros se revelaron. ¿Y en Chile? Tuvo que venir un pije (Allende) , un aristócrata (Altamirano) y un hijo del rector de una universidad masona (Enríquez) a aleonar a la gallá, pero a la hora de los quiubos la mayoría (Altamirano, huida en portamaletas incluida) se hicieron los hueones cuando había que poner el pecho a las balas. Cero lucha. Estos mismos huérfanos se alegran cuando ven a la mamá Bachelet.

Vía armada
Vía armada

Contrario a esa virilidad rioplatense que nos aplasta con la camiseta en cada Copa Libertadores, nosotros hacemos alegoría del corazón de abuelita, de la humildad como lamento y del llanto como válvula de escape a las calamidades, que on nuestro sino. Chile culiao. Somos tan provincianos y tan cándidos que por eso queremos a nuestra gente. Igual es triste porque ese sentimiento denota paternalismo y ratifica la sumisión. Es el círculo vicioso de la autocomplacencia ante el abuso; sea este de la naturaleza (terremotos o aluviones) o del patrón. Chile es una mierda, pero es nuestra mierda. Y en el extranjero azota el llanto al contemplar la bandera chilena o al recordar a Zamorano.

Es triste nuestro silencio. En nuestro ADN tenemos actitudes del inquilino de la Hacienda. A nosotros no nos enseñaron a tener sed de gloria, sino  nos metieron en la cabeza que tenemos que agachar  moño y tragar lo que nos den. El ¡Trabaja china de mierda! de El Señor de la Querencia es el germen de nuestra historia.

Ahora en los Oscar va a competir “representándonos” una película que habla de la dictadura y que la dirige un hueón de apellido Larraín Matte y que la protagoniza un mexicano y una mina de apellido Zegers y un guatón de apellido Tagle: no somos nada. Nacimos derrotados.
El es artista. Estudió cine.
El es artista. Estudió cine.
No tenemos ningún campesino o hijo de la tierra ícono en nuestra historia, que se le haya parado a los terratenientes, como en Argentina tienen a Martín Fierro. Somos burro de carga que después piden ser campeón del mundo, con el Gary y con el Alexis. Triste.
En tanto, la Quinta Costa se queda sin agua porque Pérez Yoma está regando las paltas. Por su parte, los jóvenes pidiendo una monea pa ver al arbo campeón.
Somos las lágrimas del viejito Leonel Sánchez, conmovido en su tercera edad ante los cánticos de la hinchada.
Chile
Chile
Faltan años para el coraje. Faltan generaciones para, quizás, desprendernos algún día del fundo.



13 comentarios sobre “Repudio al Chile inquilino o por qué somos tan pencas”


  1. Interesante estudio sociológico, pero repetido. ¿Por qué el articulista se sorprende de la personalidad tan sumisa del chileno, considerando que la última represión militar sólo culminó hace poco más de veinte años (tiempo de nuestros padres y abuelos); que durante más de 300 años fuimos dominados por extranjeros, y desde la “gloriosa declaración de la Independencia” de 1810 por los hijos de aquellos mismos extranjeros? Y no se nos compare con los argentinos o uruguayos, por favor. Ellos, al igual que los españoles, venían a colonizar, venían con el “aquí te las traigo peter”, ellos eran los amos no los sometidos.
    Si hay algo de qué enorgullecerse, y claro que lo hay, es haber nacido al lado de uno de los pueblos más aguerridos de los que se tenga memoria, aquel que la tradición y leyenda popular dice que despertó hasta la envidia del propio Hitler, aquel que luchó por centuria y sigue luchando contra la dominación huinca.
    La sangre de la Revolución no es necesaria encontrarla en textos añejos o extranjeros de la Ilustración o la Revolución Industrial; en la labia de un burgués desplazado, o un elitista consciente de las necesidades “del pueblo”. La tenemos, saliendo a borbotones, desde unos cuantos cientos de kilómetros hacia el sur.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 14 Thumb down 8

  2. blackbird

    Faltó mencionar a Victor Jara y la Violeta que son de origen campesino obrero y hasta el dia de hoy conmueven a los intelectuales de la aristocracia y burguesia chilena e internacional, Luis Emilio Recabarren tb tiene un origen “humilde”. Y así como ellos, deben haber muchos más. No lo digo para hacernos sentir mejor, ni para contra argumentar lo que propones, estoy muy de acuerdo en la crítica al pacto de mediocridad que hay en este país. Solo quería mencionarlo ya que justamente, entre esta conjunto de gente sumisa, ellos no pueden dejar de ser nombrados

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 19 Thumb down 0

  3. Me gusto eso de que “Somos tan provincianos y tan cándidos que por eso queremos a nuestra gente. Igual es triste porque ese sentimiento denota paternalismo y ratifica la sumisión”.

    Buen artículo!!

    Homenaje o Repudio: Thumb up 1 Thumb down 1

  4. Me parece interesante el artículo. Mas, es necesario recordar que los procesos revolucionarios llevados a cabo durante el siglo XX, han sido conducidos en su mayoría por hijos de la oligarquía (Lenin, hijo de la aristocracia burócrata, er CHE, médico hijo de la oligarquía provinciana rioplatense).
    El palo y bizcochuelo del canalla Portales, la insistencia en el orden de la ‘gallada’ (palabra culiá a erradicar) y la unidad de la oligarquía en la fértil provincia, la ignorancia del bajo pueblo, sumada a su escasa voluntad por el conocer y el saber, y esa patológica capacidad de hacerse los hueones frente a los problemas, el “deja que otro reclame, total igual hay que esperar”, son elementos a considerar al analizar el por qué somos tan pencas.

    Well-loved. Like or Dislike: Thumb up 7 Thumb down 0

  5. ¿A quién chucha conmovió la Violeta y Victor Jara?. Qué mierda hicieron con una guitarra?. Ni una wea!

    Eso no es mover masas, eso no es ná’. Lamentablemente, nos controlan taaaaaaan bien!!…que cuando uno se pare…una bala loca le va a llegar…y el que esté al lado tuyo va a mirar …le darán ganas de apoyarte, pero no hará nada…porque sabe que hay más balas locas…bajará la cabeza e irá a trabajar todos los días, para que a fin de mes le descuenten el 20% de un sueldo de mierda, pagar y pagar y pagar por todo lo que nadie jamás pensó que nos cobrarían. Y seguirá así, hasta que venga otro wn y haga lo mismo…

    La verdad, es que somos como el pico wn…

    Hot debate. What do you think? Thumb up 4 Thumb down 4

  6. Christian

    Estaba bueno, pero me llama la atención la fijación con el colocolino, como ha sucedido en otros artículos. Me sorprende negativamente que los autores, que supuestamente pretenden mostrar una visión crítica sobre el clasismo chileno, caigan en el fetiche de tumblr de estigmatizar al hincha de un equipo con la expresión “arbo campion”.

    Obviamente delatan su afición futbolística, a un equipo cuya hinchada no difiere mayormente de la Garra Blanca; la única vez que me han intentado asaltar eran “hinchas del bulla” el día de la final de la sudamericana. Me salvó mi acento y el decirles dónde vivo. ¿Acaso son tan pollos que se creen eso de “la hinchada intelectual de clase media”? ¿chovinismo institucional por haber estudiado en “la chile”? ¿se olvidan del pinochetista Beto, o de los que machetean en Macul con Grecia?.

    Claro, entiendo, como Colo Colo ha tenido históricamente una identificación popular, marginal, poblacional, se puede proyectar esa chispa de clasismo rebelde que se niega a desaparecer -a pesar de Althusser, Foucalult y las curaderas en Gómez Millas- sin sentir culpa. Es el último reducto que se permiten para menoscabar al otro con la palabra favorita de la imbecilidad chilena: “flaite”, total, da lo mismo, ya tienen su cuota de “popularsh” abonándose a Andes para ver al “león” -como dicen los giles-.

    Viva Huaiquipán, vivan los Spectros de Lo Hermida, viva el machetero que se gana a la salida de la estación Laguna Sur, y vivan también Eduardo Vargas, y los macheteros de Macul con Grecia, representantes de una forma de vivir la marginalidad que parece que a ustedes les molesta.

    Hot debate. What do you think? Thumb up 8 Thumb down 7

  7. notable el articulo wn, me emociona saber que las generaciones nuevas (nosotros) nos damos cuenta de la wea y se aleonan, ojala el carrete, el reggeaton, yingo y la plata facil a credito no terminen cagandola.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

    • este mismo problema ha sido discutido en cada generacion, un clasico al respecto es el libro “el mito de chile” de ariel peralta, buenismo y muy recomendado.

      Homenaje o Repudio: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 2 Thumb down 6

  9. Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Poorly-rated. Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 3

  10. Antes de irrespetar la cultura de otros pueblos, fíjese en la suya que parece esta ausente. Martin Fierro habrá podido ser (o no, yo no viví en esa época) un bandido, pero lo mas importante es el mensaje que dejo en sus obras. Parece que es costumbre de los chilenos, que para defender lo suyo defenestren lo ajeno.

    Homenaje o Repudio: Thumb up 2 Thumb down 0

Deja un comentario