TELA POLAR: PODER Y TRAICIONES

por noesnalaferia

Sobre noesnalaferia

Esta nota no pretende hablar de los clásicos poderes fácticos, ni mucho menos del poder oculto de los medios de comunicación. A continuación, y después de un exhaustivo análisis, expondremos por primera vez el inigualable poder social de la Tela Polar.

Corrían los últimos años de la promiscua época de los 90, cuando la empresa Malden Mills fabricó por primera vez prendas de este material, sin calcular las consecuencias que su invento traería en las “señoras” chilenas. 

Históricamente, la humildad de la sociedad chilena fue de la mano con la lana, material que recorre un largo camino, desde la ganadería patagónica, hasta el esforzado acto de la madre o la abuelita tejiendo junto a la estufa a parafina.

Sin embargo, la explosión económica noventera, junto con la masificación de la estufa a Gas y la construcción de “gasoductos” en algunas poblaciones capitalinas, permitió que este material gringo, de nombre oficial polar fleece, ingresara al lugar más puro de la sociedad chilena, que creía salir de la pobreza.

Al llegar el año 2000, la mayoría de las señoras ya recorrían las ferias sanbernardinas y puentealtinas con un impecable polerón de Polar con diseño “cuadrillé”, más un cuello de polar y hasta gorros de polar, de esos con tiritas.

El mercado, atento a la jugada poblacional, comprendió las ventajas de la particular tela. Delgada, suave, barata y hasta reciclable, ya que se puede fabricar en base a botellas plásticas, poseía todas las condiciones para hacerla transversal a las clases sociales. Entonces, aparecieron del día a la mañana uniformes completos de colegios privados, hechos de Polar.

Pasaron los años y hoy es posible encontrar exclusivas prendas de polar en Fallabela a casi 30.000 pesos. Totalmente incorporado a la sociedad, son muchas las instituciones que lo tienen incluso como prenda obligatoria.

En las poblaciones, en tanto, las señoras dieron un giro al diseño, uniformándose inconscientemente con polares rojos, lo que parece ser una exigencia para jugar “a las maquinas” en los almacenes.

La lana, en tanto, sigue en picada, contemplando con pena cómo perdió su rol en la sociedad.




1 comentario sobre “TELA POLAR: PODER Y TRAICIONES”


  1. cómo es posible? en qué momento sin darnos cuenta tomó esa posición en la sociedad?… que sin darnos cuenta la tela polar abandonó los humildes hogares que la recibieron para entrar en grandes tiendas, varias exclusivas y sport, en trajes para esquiar o hacer snow board y todos esos deportes que están a la mano de cualquier ciudadano…
    traicionera tela

    Homenaje o Repudio: Thumb up 3 Thumb down 0

Deja un comentario