Top Five de los mejores autos de la Concertación

por noesnalaferia

Sobre noesnalaferia

Debido al boom económico noventero, todas las familias chilenas de clase media y media-baja que comenzaron a aspirar a crecer como PYME o como se llamara al emprendimiento en ese entonces, necesitaron de un medio de transporte para hacer a andar sus maquinarias mini-industriales. En ese momento, también bajo el alero de la multiplicación del campo automotriz en el país, aparecieron con fuerza inusitada algunos modelitos que hoy ya merecen el cartel de clásicos. Modelos que marcaron nuestra infancia, adolescencia o adultez según sea el caso, modelos que jamás perderán ese vínculo emocional que nos relaciona con ellos.

A continuación el ránking con los 5 mejores:

5- LADA SAMARA: Este modelo no se ocupó para ninguna actividad industrial. Su importancia radicó en que se convirtió en la joyita de la marca rusa LADA cuando intentó subirle el pelo a los defenestrados LADA “con número” que colmaron de taxis las principales avenidas del país. Sin embargo, el intento de la marca soviética por mejorar sus servicios de taxi fracasaron rotundamente, y los SAMARA pasaron a ser los primeros STATION de la clase media chilena.

El primer Station de los pobres

 

4- PEUGEOT PARTNER: Esta camioneta-furgón es el semejante a las Chevrolet Luv de los 90, pero ambientada en los 2000, por eso obtiene el cuarto lugar y no uno superior. Las Partner se dividen entre las de color verde y las blancas. Las blancas generalmente son usadas por empresas más grandes, mientras las verdes aún conservan un vínculo familiar sobre ellas, ya que son el sustento de muchos hogares que deben pagar colegiaturas carísimas de los hijos en colegios aspiracionales de comunas tipo La Florida o Peñalolén. Las Partner son entre todos estos vehículos las menos concertacionistas, y las más cercanas a la administración Piñera, ya que representan la transición a la desvalorización sentimental del vehículo con la familiar.

La pick up del Chile aspiracional

 

3- CHEVROLET MONZA: Vehículo precioso. Cuando uno era niño se imaginaba que la única regla para tener un taxi o un colectivo en los 90s era comprarse un Chevrolet Monza. Con focos medio enojados en la parte delantera, este modelo le dio categoría de excelencia al mundo de los taxis y colectivos, ya que representó la primera gran variación generacional desde los LADA. El único gran problema era ese estruendoso ruido que aparecía cada vez que uno cerraba las puertas.

Un ícono vehicular noventero

 

2- NISSAN V16: Terminado el imperio de los Monza en el mundo de los taxistas y colectiveros, apareció un rey que hasta el día de hoy nadie ha sido capaz de destronar. Es el poderosísimo NISSAN V16. Descrito según los viejos que saben como el “mejor auto del mundo”, ya que “es económico, rendidor, de fáciles repuestos, y nunca, pero nunca traiciona”. Podríamos decir que la cultura chilena del transporte menor se ha convertido en la cultura del V16. Con focos delanteros tiernos y elegantes, este frágil auto parece vivir sus últimos años de reinado, ya que según confesión de un señor de un “móvil”, se terminó su producción para Chile, siendo reemplazado por los posmodernos NISSAN TIIDA.

Ejemplo de virtud

 

1- CHEVROLET LUV: El número 1 indiscutido. Si un vehículo graficara la realidad social del Chile de la transición, ese no sería otro más que la Chevrolet LUV. Primero con focos cuadrados y una rejilla al medio, y luego con evoluciones que elevaron su categoría, esta camioneta (con pick up o con cúpula) se convirtió en el corazón del crecimiento de Chile. Era el alma de los contratistas que no abandonan su carpeta bajo el brazo ni su lápiz Bic en el bolsillo. La Chevrolet LUV es el equivalente al fin de una inocencia económica y al desastre que significó la privatización de todo.

Viva Chile



1 comentario sobre “Top Five de los mejores autos de la Concertación”


Deja un comentario